En éste blog encontrarás consejos, opiniones, respuestas y experiencias útiles sobre temas de: Empresa, Empleados, Liderazgo, RRHH, Gestión y Comunicación...Todo dentro de un ámbito abierto a la Web 2.0

martes, 9 de octubre de 2007

Quiero llevarme bien con mi jefe

Muchos piensan que depende de los signos zodiacales, otros de salvar las barreras generacionales y las diferencias culturales. Lo cierto es que congeniar con el jefe ha sido una necesidad inevitable desde siempre. Y cuando hablo “del jefe”, aunque lo hago en género masculino, me refiero (y referiré en adelante) a los jefes de ambos sexos.

Es precisamente el jefe quien ejerce la autoridad en la oficina y por ende el que tiene la última palabra y sobretodo, el responsable de tu evaluación de desempeño, ya sabes…esa hoja de papel con tu nombre que luego tomarán en cuenta para los ascensos y/o los aumentos de sueldos.

Cada jefe tiene su carácter, sus mañas y su estilo, así que es fundamental identificar estos aspectos para que luego sea más fácil tu adaptación. Luchar contra la corriente no es lo recomendable pues tendrás todas las de perder; recuerda que él está allí porque tiene la confianza de sus jefes (que también son los tuyos), entonces llevarse bien con él será también lo mejor para ti. En la medida en que colabores con él y lo apoyes, el hará lo mismo contigo creando una armonía que redundará en un mejor ambiente de trabajo para todos.

Sigue leyendo... Está claro que el jefe no lo sabe todo y muchas veces se equivocará. Es por eso que te necesita, para contribuir con tus ideas a mejorar los procesos y para detectar a tiempo situaciones anómalas que puedan tener consecuencias negativas, así que toma tú la iniciativa y propicia una buena comunicación entre ambos.

Para complementar lo anterior y en base a mi experiencia a lo largo de los años, te propongo las siguientes reglas básicas que no debes olvidar para congeniar con tu jefe:

- Llega siempre puntual, y si llegas tarde, deja las excusas para otros. A tu jefe dile la verdad y asume tu responsabilidad, él valorará más este aspecto pues necesita personas responsables a su lado.

- Dale prioridad a los asuntos relacionados con tu jefe, sobretodo a los que él les da mayor importancia. Deja para luego los relacionados con otros aspectos, incluso los de clientes u otros jefes de sección, él notará de inmediato que estás pendiente de sus asuntos y que son importantes para ti. Recuerda quién realizará tu evaluación la próxima vez.

- Si observas que no podrás terminar a tiempo una tarea asignada por tu jefe, infórmale con anticipación (nunca el mismo día que finaliza el plazo) y propón otra fecha de culminación razonable, el apreciará tu buen manejo de la agenda y lo entenderá, pues a él le sucede los mismo con sus tareas.

- Nunca contradigas, juzgues ni confrontes a tu jefe delante de otros. Guárdate tus impulsos, toma nota de lo que le quieres decir y luego pídele que te conceda la palabra en privado. Él apreciará tu diplomacia y tomará en cuenta lo que le quieras decir, independientemente del tema.

- Siempre que vayas a plantear un problema a tu jefe, lleva de una vez una o varias soluciones. Él ya está cargado de problemas para que vayas tú con uno nuevo, lo que realmente necesita son respuestas e iniciativa. Aportando soluciones en lugar de problemas te convertirás en alguien valioso para él.

- Si sabes más que tu jefe o si ha cometido algún error del que fuiste testigo, se humilde y no se lo restriegues en la cara. Ningún jefe lo sabe todo, así que ofrécele tu ayuda y ponte a su disposición de la forma más sutil posible y sin involucrar a terceros.

- No hables mal de él dentro ni fuera de la empresa. El mundo es un pañuelo y existen grandes posibilidades de que se entere de tus comentarios negativos, así que ¿para qué arriesgarse? Él se dará cuenta con el tiempo que le has sido leal.

- Nunca insistas más de la cuenta si hay discrepancias entre tú y él sobre cualquier asunto. Luego de haberle expuesto tus razonamientos y conclusiones, deja que él tenga la última palabra sin tomar malas actitudes. Recuerda que es el responsable del departamento y que a la final correrá con las consecuencias. Dile que no estás de acuerdo con el tema, pero que lo apoyas en su decisión. Así respetará siempre tus ideas.

- No extremes, tergiverses ni divulgues la confianza que te haya dado tu jefe y nunca sobrepases la tenue línea que separa la confianza del abuso. El respeto es primordial, sobretodo de tu parte, recuerda que a la final él es el jefe.

Reflexión final: Personalmente he basado mi relación con mis jefes bajo el principio básico de tratar a mis superiores como a mí me gustaría que me trataran mis subordinados…y siempre me ha funcionado.

3 comentarios:

félix dijo...

Efectivamente, lo más sano es llevarse bien con el jefe ya que el subordinado es el más débil en esa relación (aunque yo, que soy jefe, no estoy nada de acuerdo con eso, pues el jefe depende tanto de los colaboradores como a la inversa).

En mi opinión, una cosa que tendemos es a pensar que el jefe maneja la misma información que nosotros. En muchos aspectos tiene más, pero en algunas cosas tiene menos. No estamos de acuerdo con sus actos o los consideramos ilógicos, sencillamente porque seguramente nosotros sepamos algo que él no sabe, bien porque nadie se lo ha dicho o bien porque no se ha interesado en averiguarlo.

Partir de la base que el jefe es un ser humano con errores y tomar una actitud proactiva de relación, seguro que trae muchas más ventajas que inconvenientes.

Anónimo dijo...

Sher:

EL jefe y subordinado se deben el mismo respeto y colaboración, ambos son importantes e imprescidibles. Deben actuar siempre con el principio de buena fé y hacer las cosas lo mejor posible para que el trabajo salga, los proyectos se culminen y la empresa avance.

Senior Manager: dijo...

@félix:
Lo importante es aprender a llevarse bien con el jefe y tu sugerencia de verlo como un ser humano, es decir imperfecto, es la acertada para iniciar el acercamiento.

@anónimo:
En la medida que el empleado entienda que no tiene a un igual por jefe sino a un superior, también podrá mejorar su actitud para adaptarse a él.

Encuentra trabajo en cualquier país, provincia o ciudad con este buscador