En éste blog encontrarás consejos, opiniones, respuestas y experiencias útiles sobre temas de: Empresa, Empleados, Liderazgo, RRHH, Gestión y Comunicación...Todo dentro de un ámbito abierto a la Web 2.0

lunes, 28 de enero de 2008

El secreto del odio al lunes por la mañana

Lunes en la mañana 7:48am, en alguna calle de la ciudad… caras somnolientas a mi alrededor suspiran aún por las reminiscencias del fin de semana que acaba de terminar… 8:12am, llego al edificio donde están las oficinas… En el ascensor, los empleados se saludan sin mucho ánimo _¡Aquí… de lunes!. Se dicen unos a otros criticando al primer día de la semana y condenándolo entre murmullos a ser el día maldito por excelencia…

El eterno retorno de los lunes se presenta como una especie de llegada al cadalso para algunos y como una afrenta a la existencia para otros… Ni siquiera un café bastante cargado hace mella en la espesura de los pensamientos que circulan por nuestra cabeza a esas horas y no será hasta bien entrada la mañana que comenzaremos a recuperarnos del exceso de sueño del fin de semana.

El día de hoy será largo (¿acaso no lo son todos los lunes?) estoy consciente de ello, incluso estoy casi seguro que mañana será igual… Las horas se harán eternas y cuesta arriba… Sólo me salva mi eterno positivismo que me recuerda que soy un miembro activo de la empresa (y de la sociedad) y que hay cuentas que pagar, naturalmente …

Pero… ¿Por qué nos cuesta tanto a los trabajadores afrontar los lunes?… ¿Se trata de un problema biológico o psicológico?

Sigue leyendo...



Un estudio de científicos australianos ha descubierto las causas y una posible cura para paliar este fenómeno que nos afecta cada inicio de semana.

La mayoría de la gente utiliza los sábados y domingos para compensar la falta de sueño a que nos sometemos durante la semana (acostarnos tarde y levantarnos temprano). De esta forma, aunque compensamos en descanso, también afectamos nuestro ritmo de sueño creando un ligero efecto jet-lag que se evidencia los lunes en la mañana. Simplemente nuestro horario de sueño sufrió ciertos “arreglos” durante dos días consecutivos.

El estudio demostró que el hecho de dormir hasta tarde durante los fines de semana (y las siestas que disfrutamos), hacen que nuestro reloj corporal cambie drásticamente dejándonos muy fatigados al comenzar la semana.

Durante el estudio, se les pidió a 16 personas irse a la cama los fines de semana un poco más tarde de lo acostumbrado y también dormir hasta más tarde a la mañana siguiente. Comparando luego muestras de saliva y hormonas, se comprobó que los días lunes tenían un retraso horario de hasta 45 minutos, que aunque parece no significar mucho en términos de tiempo, si representa una carga suficiente para hacernos sentir trasnochados al lunes siguiente. Es similar al efecto que experimentamos dos veces al año cuando ajustamos los horarios de invierno y verano.

A mitad de semana la gente empieza a encontrar su ritmo, pero entonces comienzan a ir a la cama cada vez más tarde, iniciando de nuevo el ciclo de descompensación de sueño que recuperarán dos días después y así sucesivamente. La mayoría de la gente que trabaja por cuenta ajena sigue este ciclo y encuentra en el fin de semana un refugio para compensar el sueño perdido durante la semana.

Así que la cura es dejar de dormir “tanto” los fines de semana y al mismo tiempo ir a la cama temprano durante la semana… ¡Vaya…! Estos señores se olvidaron de que la vida no sólo es dormir y de que la diversión se encuentra precisamente en todas esas horas que le robamos a nuestro reloj corporal.

Particularmente seguiré durmiendo mucho los sábados y domingos por la mañana y seguramente también siga yendo a la cama tarde durante la semana…Tal vez no esté ayudando a mi cuerpo a recuperarse adecuadamente. Pero la vida es una sola, ya tendré tiempo de dormir en otra vida.

15 comentarios:

Roberto dijo...

jejej! Vaya! me ha encantado este post de hoy, pero sobre todo la conclusión a la que has llegado porque es irrefutable. Creo que yo también seguiré tu consejo

µßio dijo...

No he hecho ningún estudio y los lunes no me representa una carga mayor que un viernes. Tengo dificultades para entender porqué la gente se queja de los lunes, aunque los que se quejan de los lunes, no sólo lo hacen de los lunes, sino de cualquier otra cosa, del verano en verano y del invierno en invierno y eso si que lo entiendo.
¡Salud!

Adolfo Calatayu dijo...

Probablemente un poco de ambos,psicológico pero también biológico;y no desdeñemos el factor "placebo",quiero decir,a lo mejor los viernes uno puede realizar el doble de trabajo en la mitad del tiempo que utilizaríamos un lunes o un martes,solo porque uno "tiene por delante" toda la semana.
Saludos

Yoriento dijo...

Fijate que de un tiempo a esta parte yo me he acostumbrado a acostarme relativamente pronto y a levantarme temprano, incluso los findes, y sin despertador¡

Este supuesto ascetismo tiene mucho que ver con que no me tire juergas intensas (que esas si rompen el ritmo de verdad¡), con hábitos regulares (esto del blog, por ejemplo, es como un bifidus temporal), y con no ver televisión convencional con sus anuncios incluidos que hacen que te vayas a la cama absurdamente tarde.
Ahora posiblemente veo más pelis y series que nunca, pero en mucho menos tiempo¡

Creo que el estilo de vida es el que marca los ritmos circadianos de cada uno y no al revés.
Buenas noches, hoy un poco tarde ;-)

félix dijo...

Interesante estudio que tiene un cierto sentido, aunque hay mucha gente que duerme menos los fines de semana que los días de diario y seguro que afrontan el lunes con igual cara que los otros.

Personalmente, me encuentro mucho más cansado los viernes que los lunes. El descanso del fin de semana me sirve para eso, para descansar.

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Que artículo más interesante, y da una excelente explicación de ese fenómeno.

Yo uso los fines de semana además de acre ejercicio, salgo de compras y hago labores de la casa que no me da tiempo ni de levantarme tarde ni de hacer siestas, así que salgo agotado.

Pero en Costa Rica hay un refrán que dice, que los lunes ni las gallinas ponen (huevos), y es tan cierto, el lunes es un suplicio, ya que el fin de semana se va tan pero tan rápido.
Saludos

Senior Manager: dijo...

Hola Roberto:
Me alegro que te haya gustado el post... a esa conclusión hemos llegado muchos.

Hola µßio:
Es cierto... a algunas personas no les afectan los lunes, pero no son la mayoría...Por lo general los lunes son un calvario para los trabajadores por cuenta ajena.

Hola Adolfo:
Puede que el factor placebo afecte a nuestra mente en ese sentido...no lo había pensado antes.

Hola Yoriento:
Me ha divertido lo del "bifidus temporal"...Lo cierto es que le blog también ha cambiado mi vida y por ende algunos de mis hábitos...No obstante sigo manteniendo un ritmo de sueño similar...sólo he cambiado algunas diversiones por otras.

Hola Félix:
Yo temabién descanso mucho más el fin de semana...no sé...el hecho de levantarme tarde representa mucho para mi.

Hola Roy:
Al parecer trabajas igual todos los días aunque sea fin de semana. El trabajo de la casa es tan agotador como el de la oficina, así que te entiendo.

eKaizen dijo...

Buenas Senior, mucho tiempo sin pasar por tu casa.
Como bien decis, creo que lo de los lunes tiene una doble vertiente, por un lado psicológica de pensar: "otra vez es lunes, me queda toda la semana por delante, trabajando y trabajando". Esta faceta afectaría más a todas aquellas personas que son más negativas o que no se sienten cómodos con su trabajo. Tiene que ver con las connotaciones negativas del trabajo.
Por otro lado, también hay una vertiente física y que se relaciona directamente con los cambios de horario. Esto es más fácil de solucionar; yo por ejemplo, los fines de semana procuro levantarme sólo una hora más tarde de lo habitual y me entrego al deporte. Es un hábito saludable en muchos aspectos y además te permite afrontar los lunes con más energías.
Saludos.

raizen dijo...

Creo que se ha creado un mito con eso de los lunes. Para mí es un día como cualquier otro. No veo la diferencia, igual sea miercoles o domingo me levanto a la misma hora y hago lo que haya que hacer.
Creo que todas las actividades que elegimos, lo mejor es hacerlas con agrado, sea lunes o jueves o cualquier día. Todo está en lo que se cree y se adopta como idea propia ;]

Saludos

Víbora dijo...

¿La solución es madrugar los fines de semana?
Me parece que la lógica del estudio falla por alguna parte.
La auténtica solución es no trabajar y acostarte y levantarte cada día cuando te venga en gana y olvidarte de si es lunes, jueves o domingo.

Maria dijo...

Creo que el clima, la luz en particular influye bastante. Cuando voy a ver a mi familia a países con poca luz solar me muero de hambre y quiero cenar a las 6/7 y dormir sobre las 11. Mi ritmo en España es completamente diferente.
He visto en diversas encuestas que los españoles dormimos menos que la gente de otros países ¿crees que podría influir esto en la productividad nacional?

Senior Manager: dijo...

Hola ekaizen:
Tranquilo, puedes pasar cuando quieras... Dado que cada persona es un mundo, es posible que mucho se deba al positivismo o negativismo en combinación con la dinámica física de cada quien... Así que cada uno que lo determine en función a como se siente....creo que es lo mejor.

Hola raizen:
Que bueno que no notes la diferencia...yo lo noto mucho.

Hola víbora:
Excelente solución...ojalá se pudiera implementar tan fácil como suena.

Hola María:
Pues si...no había pensado en el aspecto geográfico...gracias por el aporte.

eSadElBlOg dijo...

Para mi no es un tema de sueño, el fin de semana duermo más o menos lo mismo. Simplemente el lunes el día que está más lejos del próximo fin de semana, y aunque el trabajo sea importante y me guste, lo principal es mi tiempo libre. Trabajo para financiarlo, independientemente de que me guste y disfrute o no mi trabajo. Es mi caso, pero teniendo en cuenta las encuestas que muestran un gran porcentaje de trabajadores desmotivados, creo que lo del lunes es más un tema de desgana que de exceso o falta de sueño.

Senior Manager: dijo...

Hola esadelblog:
Este tema del lunes es como el vaso medio lleno y medio vacío, pero con una cara iluminada y la otra no...Es decir, cada quién lo ve desde un ángulo distinto... Me gustó tu frase "Trabajo para financiarlo (tiempo libre), independientemente de que me guste y disfrute o no mi trabajo".
Saludos

Cebolla dijo...

Estoy de acuerdo con Esadelblog. ¿A quién le gusta ir a trabajar? La gran mayoría querría quedarse en su casa o haciendo otra cosa más que nada. Claro, como en el paraíso (antes de la expulsión, claro).

Dolce fare niente.

Encuentra trabajo en cualquier país, provincia o ciudad con este buscador