En éste blog encontrarás consejos, opiniones, respuestas y experiencias útiles sobre temas de: Empresa, Empleados, Liderazgo, RRHH, Gestión y Comunicación...Todo dentro de un ámbito abierto a la Web 2.0

lunes, 15 de octubre de 2007

Hablemos de discriminación femenina

Luego de dejar un comentario en un interesante artículo de humanresourcesblog ... me pareció importante opinar sobre el tema de la discriminación femenina en las empresas multinacionales.

En mi comentario decía que no comparto la opinión de que actualmente exista discriminación femenina pura y dura en las empresas. Más bien opino que realmente nos encontramos con algo que yo llamo “auto-discriminación femenina”.

En las distintas empresas en las que he trabajado, he notado un común denominador relacionado a las mujeres con potencial para ascender hacia puestos de responsabilidad: Ellas mismas se discriminan…Por lo general dejan pasar las oportunidades pensando en su condición de mujer y de cuanto deben sacrificar de sus vidas (personales) para poder afrontar todas las responsabilidades y sacrificios propios de estas posiciones.

Por supuesto que hay intentos de discriminación por parte de algunos, pero en nuestro mundo actual, dichos intentos son fallidos o pasan desapercibidos debido a que las empresas ya no ven el sexo de los candidatos como algo relevante y mucho menos prioritario, ahora toman en cuenta aspectos más importantes como la capacidad de liderazgo y la experiencia.

Sigue leyendo... En los años que llevo trabajando he tenido “compañeras” que simplemente no han querido seguir subiendo por decisión propia o ("según ellas") por influencia de sus parejas y/o familiares, lo que para mi sigue siendo decisión propia. Les aseguro que la mayoría de ellas tenía tanto o más potencial que yo para seguir ascendiendo, pero no quisieron seguir y en todos los casos nunca entendí por qué. Todavía pienso que podrían estar ocupando mi puesto y estarlo haciendo incluso mejor que yo. Ellas no lo ven así y están (aparentemente) felices con su rol conformista en la empresa. Por todo lo anterior no me creo el cuento de la discriminación.

Hoy en día la mujer discriminada en la empresa tiene tanta responsabilidad de serlo como el que la trata de discriminar.

Habría que buscar respuesta en las reivindicaciones sociales que se asumen como conseguidas, pero que todavía afectan a la mujer dentro de su núcleo familiar que luego se traspasan a su entorno laboral. Mientras la mujer siga arrastrando viejos patrones sociales de conducta seguirá quedando relegada en la empresa.

Es menester aclarar que mis mejores jefes han sido mujeres. Pero mientras ellas mismas no permitan transformaciones en su entorno social, su entorno laboral permanecerá constante. Si no, que alguien me explique cómo encontramos casi el mismo número de hombres y mujeres atendiendo MBA´s alrededor del mundo y no existe la misma proporción de puestos directivos en las empresas para las que ambos grupos trabajan.

Tu opinión es importante, escribe un comentario.

2 comentarios:

Oshita dijo...

En parte tienes razón. Pero lo que describes, se produce también entre los hombres y de una forma mucho más extendida. Son muchos más hombres (en proporción, no en número) los que sacrifican su ascensión laboral, por la influencia de sus parejas y entornos familiares, o por su propio conformismo y comodidad. Hay que respetar esta decisión. Pero también es cierto que muchas mujeres, arrastran complejos y miedos heredados o imbuidos. Mi caso es bastante especial. Pues si bien, mi pareja comparte la responsabilidad en la vida personal y la laboral, no me resulta fácil ascender, aún cuando mi capacidad ha sido reconocida (y temida) innumerables veces. Y es porque existe una arraigada costumbre, tanto en hombres como en mujeres, de sobreproteger a los demás, decidir sobre la faceta personal, desde el ámbito laboral, argullendo que si tu vida personal no va bien, no trabajarás bien. Tengo 2 hijos y no he dejado de trabajar, ni cuando me despidieron en el 5º mes de embarazo de mi primer vástago. Conozco la discriminación por razón de sexo y por razón de mayor capacidad que tu jefatura inmediata... pero todo se mezcla y al final... nadie gana. Los hombres y mujeres no ascienden si no quieren. Pero también es cierto que hasta que no se liberen del sobreproteccionismo las empresas, seguiremos arrastrando desigualdades... ¿Que no se dan cuenta, que si no estoy bien en el trabajo, puedo no estarlo en mi vida personal? A nadie se le ha ocurrido pensar eso, ¿verdad? Salu2

Senior Manager: dijo...

Gracias por tu opinión...Yo creo que mucho ayudaría para cambiar las cosas, que en lugar de hablar y luchar en contra de la discriminación femenina, por parte de las empresas o los hombres, se hicieran más esfuerzos en fomentar entre las mujeres la erradicalización de las auto-discriminación, que las mujeres se dieran cuenta que tienen su parte de responsabilidad en ser discriminadas con el mundo que tenemos ahora. Pienso que ganando esta lucha interna se podría demostrar a los discriminadores tradicionales que ya no tienen razón y que las cosas van a cambiar de ahora en adelante...Es mi opinión...Muchos hombres las apoyarían, de eso estoy seguro

Encuentra trabajo en cualquier país, provincia o ciudad con este buscador